miércoles, 19 de septiembre de 2018

¿Cómo tener energía durante todo el día? La clave del éxito si estás volviendo a la rutina




A todos nos cuesta volver de vacaciones y retomar las clases, empleos y demás obligaciones en el mes de septiembre. Aunque haya pasado ya medio mes, ¿sigues notando que te falta energía a lo largo del día? ¿te cuesta levantarte de la cama? Tal vez has adquirido un hábito poco saludable.

Según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) afirma que, dado que no hay un único alimento completo -excepto la leche materna para el bebé- todos necesitamos una alimentación lo suficientemente variada que nos garantice un aporte nutritivo adecuado. Es importante consumir alimentos de todos los grupos -alimentos formadores, energéticos o reguladores-, y dentro de cada grupo, la mayor variedad posible, puesto que cada alimento es único y rico en determinados nutrientes además de otros componentes no nutritivos beneficiosos para la salud.

A continuación, hablaremos de los grupos de alimentos básicos que necesitamos:
  •  Alimentos formadores. Permiten el crecimiento, el desarrollo y el mantenimiento de las estructuras de nuestro cuerpo: músculos, vísceras, huesos… se trata de alimentos ricos en proteínas, como la carne, el pescado, las legumbres o frutos secos.
  •  Alimentos energéticos. Permiten el funcionamiento normal de nuestro organismo al aportar el ‘combustible’ necesario para todas nuestras actividades cotidianas: trabajar, estudiar, descansar, digerir los alimentos, etc. Son los carbohidratos y las grasas, como la pasta, el pan o el aceite.
  • Alimentos reguladores. Hacen que nuestro cuerpo pueda utilizar convenientemente el resto de alimentos: los formadores y los energéticos. Sin los reguladores, nuestro metabolismo no funcionaría de forma adecuada. Son las frutas y las hortalizas.


Entonces, ¿para recuperar la energía solo debo tomar alimentos energéticos?


En ningún caso. Un exceso de carbohidratos puede provocar graves problemas en tu organismo, desde sobrepeso a obesidad y otras patologías derivadas de la misma.

Podemos mejorar nuestra alimentación de forma cotidiana de forma sencilla y agradable. Esto no solo mejorará nuestro estado de salud, si no que nos devolverá completamente esa energía que notamos que nos falta –pasamos de las grandes comilonas del verano, a un ritmo frenético con espacios de tiempo muy cortos para comer…-.


El decálogo que debemos seguir para que nuestra energía vuelva (según SEDCA)


  • Un buen desayuno, el pilar fundamental para rendir durante todo el día. En esta primera comida, durante la mañana, debemos ingerir el 25% de alimento del total del día.  Por ejemplo, un energético bol de yogurt con nueces, plátano y miel te darán la energía que necesitas para todo el día.
  •  Horarios fijos, para aportar equilibrio a nuestra rutina. Mantén los horarios de alimentación y descanso.
  • Cinco comidas al día que eviten las bajadas de glucosa. Si acortas los tiempos entre una comida y otra, reducirás la ansiedad, la fatiga, y los estados de ánimo negativos
  • Tomar alimentos frescos, en vez de precocinados. Además de fritos, embutidos, y alimentos grasos difíciles de digerir.
  • Jalea real. Este tónico natural aporta la vitalidad que necesitas para metabolizar todos los alimentos, además de aportar bienestar y un sinfín de nutrientes.
  • Dos litros de agua a lo largo del día.
  • Dormir bien. Alrededor de 8 horas, tres horas después de haber cenado, y a una temperatura de 18ºC para garantizarte un descanso planamente satisfactorio.
  • Practicar ejercicio de forma moderada y regular. Una hora de ejercicio moderado al día te permitirá liberar las endorfinas que necesita tu organismo.
  • Realizar actividades placenteras. Pasar un rato agradable y divertido es fundamental para combatir el desánimo y mejorar el estado anímico.
  • Acudir al médico si persiste. Si tras un tiempo realizando los puntos anteriormente citados la falta de energía persiste, consulta a tu médico de confianza.


martes, 11 de septiembre de 2018

Recupera la energía tras el verano, depura tu organismo



El verano ha sido largo y caluroso, propicio para el desorden en las comidas y bebidas, que hacen que lleguemos a esta época del año con las pilas bajas, mientras que debería ser todo lo contrario.

martes, 4 de septiembre de 2018

Cómo cuidar la piel tras los excesos del verano



La mayoría volvemos de las vacaciones renovadas, con nuevas ilusiones y energía, pero ¿qué pasa con nuestra piel? Seguro que la notas tirante y apagada, como sin vida.


jueves, 30 de agosto de 2018

Cómo cuidar a tu bebé en verano




Cada vez se alarga más el verano y las altas temperaturas siguen siendo sofocantes durante muchas semanas. Una vez superado agosto podemos pensar que ya estamos a salvo de los golpes de calor, pero nada más lejos de la realidad. Los bebés son propensos a sufrirlos y debemos protegerlos de las altas temperaturas, las corrientes de aire y cualquier factor que pueda afectar a su salud.

jueves, 23 de agosto de 2018

Consejos para tratar una quemadura por el sol


Siguen los meses de calor propios de la época estival y muchos descuidan el cuidado de su piel. Bien sea por despiste o descuido, muchos sufren las quemaduras del sol en su piel, sobre todo en zonas costeras, donde la exposición es mucho más alta. Ya sabemos que tenemos que usar protección solar, como advertimos en una entrada anterior, pero si ya nos hemos quemado, ahora debemos saber cómo tratarnos para curarnos lo antes posible. 

martes, 7 de agosto de 2018

Beneficios del agua salada para nuestra piel


Siempre vamos buscando lo mejor para nuestra piel y el verano puede ser una buena oportunidad para ello. En Farmacia Paco y Clara disponemos de una amplia gama de cremas para mejorar y cuidar nuestra piel, pero también es importante tener en cuenta los beneficios que nos puede aportar el agua del mar. Te explicamos cuáles son esas ventajas de darte un buen “chapuzón” en agua salada más allá de lo refrescante que es. 

lunes, 30 de julio de 2018

Cómo evitar los mareos en el coche




Con el verano llegan los desplazamientos en coche y, muchos de ellos, son largos y con curvas cerradas. Todo esto puede provocarnos mareos y que ese malestar se alargue y arruinarnos algún día de nuestras vacaciones. Algunas personas tienden a marearse más rápidamente que otras y nosotros te damos una serie de consejos que te ayudarán a superar el trayecto sin sufrir.