martes, 1 de julio de 2014

Verano y alimentación.

El verano es una época de cambios en la alimentación. Desde la famosa "operación biquini" hasta las copiosas comidas al aire libre pasando por los helados o los aperitivos, todos tendemos a hacer variaciones en nuestra dieta. 
Pero por otro lado, también aparecen las frutas de temporada, el abanico de verduras es variadísimo y las verdulerías se convierten en una invitación. Además se pueden hacer comidas más ligeras, lo que hace que sea posible comer más sano que en cualquier momento del año. 

Por ello, si queremos compensar los excesos, o simplemente mantener la línea y comer saludablemente, la alimentación más aconsejable es la que aprovecha las frutas y verduras de temporada. ¿Por qué razón? Porque estos proveen importantes cantidades de vitaminas, minerales, antioxidantes y agua que ayudan a disminuir la temperatura corporal. Dentro de las frutas y verduras a elegir están: las moras, frambuesas, papaya, mango, cerezas, melón, sandía, y los vegetales verdes como espárragos, coliflor, brócoli, pepino, repollo, berenjenas, hojas de pollo o lentejas. 

Para proteger la piel debemos incorporar alimentos ricos en vitaminas con efecto antioxidante, como la E y la C y los betacarotenos. La primera está presente en los alimentos ricos en grasas saludables, como los frutos secos. La vitamina C en en tomate, kiwi y cítricos, y los betacarotenos en todas las verduras y frutas rojo-anaranjadas y los vegetales de color verde intenso.

Además, el verano nos permite realizar más actividades al aire libre. Ésto lo podemos aprovechar para incluir mayores dosis de ejercicio entre nuestras actividades cotidianas. Por ejemplo: podemos aprovechar las horas en la playa o la piscina para hacer unos largos o jugar a las palas; cambiar el coche por la bicicleta, o directamente ir andando a los sitios. Con estas pequeñas dosis de ejercicio potenciaremos las cualidades saludables de los alimentos y ayudaremos a compensar los excesos de forma sencilla.

Como consejo, es preferible no llegar a las comidas o aperitivos con el estómago vacío (mejor comer una fruta o un yogurt), no alterar los horarios o saltarse comidas, y acordarse de beber abundante agua para mantener la hidratación en los momentos más calurosos. 

Y si tienes alguna duda, ¡en Farmacia Paco y Clara 
estaremos encantados de ayudarte y aconsejarte para que disfrutes del verano!