jueves, 6 de julio de 2017

Embarazo y deporte: ¿Puedo seguir practicándolo mientras estoy embarazada?



¿Es compatible embarazo y deporteCuando las mujeres nos quedamos embarazadas se recomienda realizar actividad física, pero muchas veces no sabemos cuánto ni cuál es la indicada. Algunas futuras mamás somos muy deportistas, y otras debemos comenzar a hacer algo de ejercicio, por lo tanto para cada una la situación es diferente.




Nuestras recomendaciones para hacer deporte durante el embarazo


Lo primero es consultar con el médico, ya que según el tipo de embarazo o la salud de la embarazada puede haber actividades que no se puedan realizar. El médico indicará qué actividad practicar y durante cuánto tiempo. Después lo recomendable es acudir a un profesional que facilite un programa a realizar. 

Para empezar siempre es aconsejable andar 3 o 4 días a la semana durante 30 minutos para tener las piernas bien tonificadas. Habrá que evitar actividades donde se puedan recibir golpes, levantar poco peso, no presionar el abdomen y la bicicleta es mejor la estática.




¿Qué deportes hay que evitar durante el embarazo?


Hay que evitar recostarse sobre la espalda ya que el peso puede presionar los vasos sanguíneos principales con lo que la sangre de vuelta al corazón le cueste llegar, y puede producir mareos.

No ir a bucear, porque el bebé no tiene ninguna protección contra la enfermedad por descompresión y la embolia de gas (burbujas de gas en el torrente sanguíneo).

No hacer ejercicio en alturas superiores a 2.500 metros sobre el nivel del mar hasta que se haya aclimatado. Esto se debe a que tanto la mamá como el bebé corren el riesgo de mal de altura.




Los ejercicios de suelo pélvico durante el embarazo


El suelo pélvico consiste en capas de músculos que se extienden como una hamaca de apoyo desde el hueso púbico (delante) hasta el final de la columna vertebral.

Estos ejercicios son muy recomendables, ya que ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, que vienen bajo una gran tensión en el embarazo y el parto. 

Mediante la realización de ejercicios del suelo pélvico, se pueden fortalecer los músculos y ayuda a reducir o evitar la incontinencia de esfuerzo después del embarazo. 



Recuerda, lo ideal es mantener su actividad normal diaria o el ejercicio físico durante el tiempo que se sienta cómoda, acudir a tu médico y seguir sus indicaciones.

¿Quieres recibir más noticias como ésta en tu email?