viernes, 8 de junio de 2018

¿Qué factor de protección solar debo usar?




Llega el verano y nos exponemos continuamente al sol y a temperaturas cada vez más altas. ¡Sigue leyendo y descubre qué factor de protección solar debes usar!

Todos (o casi todos) somos conscientes de las precauciones que hay que tomar antes tomarlo, ya sea por unos minutos, por horas o de manera circunstancial cuando estamos paseando o vamos en el coche. La piel tiene memoria y los niños necesitan un cuidado especialLa sobreexposición al sol o episodios de quemaduras solares durante la infancia suponen factores de riesgo comunes para el desarrollo de los cánceres de células basales, que es el cáncer que empieza en la parte más interna de la epidermis. Dicho esto, vamos a prepararnos para protegernos debidamente del sol, pero no sólo en verano, sino también durante el invierno. Te damos tres claves que debes conocer antes de tomar el sol.


¿Qué factor de protección solar debo usar?


Te sonará el FPS... o, dicho de otra manera, Factor de Protección Solar. Los dermatólogos han determinado seis tipos de fototipos básicos. El número uno incluye a las personas con un tono de piel muy clara, mientras que el número seis es el equivalente a piel negra que nunca se quema. Sólo la necesitarán en veranos y en tramos largos de exposición al sol.

El FPS sirve para calcular el tiempo que nuestra piel puede estar expuesta a la radiación sin quemarse. Una cuenta estimada para orientarnos es, por ejemplo, que a los de los fototipos uno y dos tardarán de dos a tres minutos en quemarse. Una protección del 10 les hará resistir entre 20 y 30 minutos (2 o 3 x 10).

También hay que tener en cuenta que, aunque no nos quememos permaneciendo mucho tiempo al sol podemos sufrir una insolación o desmayo.

Espectro de protección


Hay dos tipos, el “amplio espectro” y el “muy amplio espectro”, pero antes debemos diferenciar dos tipos de rayos ultravioletas. El UVA, que alcanza totalmente la superficie terrestre; broncean de inmediato, pero su resultado es poco duradero y el UVB, que penetra menos, pero que es más reflejante y quema el tejido de la piel. Una vez conocemos esta diferencia, sólo aquellos que en su etiqueta ponga “amplio espectro” y “muy amplio espectro” protegerán contra ambos.

El envase


El lugar donde se encuentre la crema que, posteriormente, va a proteger nuestra piel también es importante. Lo principal es que la proteja del calor y de la radiación para que dure más tiempo en el mejor estado de conservación. Los envases de cristal no son cómodos de transportar, pero conservan mejor el producto. Si encima son opacos evitaremos ese calor que tanto le puede perjudicar, sobre todo a la textura de la crema.

La manera en que se dispensen también es muy importante. Para el cuerpo se pueden utilizar tipo spray para que se extiendan mejor, mientras que para la cara se recomienda la aplicación manual.
Esperamos que estos consejos os ayuden antes de adquirir una crema de protección solar este verano y sepáis qué características tener en cuenta que sean más beneficiosas para nuestra salud. En Farmacia Paco y Clara tenemosuna amplia gama de productos de protección solar y te asesoraremos sobre lo que necesitas.