jueves, 30 de agosto de 2018

Cómo cuidar a tu bebé en verano




Cada vez se alarga más el verano y las altas temperaturas siguen siendo sofocantes durante muchas semanas. Una vez superado agosto podemos pensar que ya estamos a salvo de los golpes de calor, pero nada más lejos de la realidad. Los bebés son propensos a sufrirlos y debemos protegerlos de las altas temperaturas, las corrientes de aire y cualquier factor que pueda afectar a su salud.

Los bebés, sobre todo los menores de un año son propensos a sufrir golpes de calor con las altas temperaturas propias del verano. Las quemaduras y la deshidratación también les afectan y son accidentes que podemos evitar si seguimos unos sencillos consejos para prevenirlo.

En primer lugar, debemos saber cuándo nuestro bebé está sufriendo un golpe de calor. Los síntomas pueden ser vómitos, confusión, sueño, mareo o debilidad, entre otros. Si no se reacciona, el bebé puede llegar a tener un fallo multiorgánico así que, lo mejor que podemos hacer ante alguno de estos síntomas es llevarlo al médico lo antes posible.

Cómo evitar un golpe de calor


Es muy importante mantenerlo siempre hidratado. Si toma el percho no hace falta que beba agua, pero sí que lo tome más frecuentemente ante una exposición más continua al sol y a las altas temperaturas.

Muchas veces, con la intención de proteger al bebé podemos abrigarlo en exceso, pero estaremos cometiendo un error. No lo abriguemos más de lo que lo haríamos con nosotros ya que sienten la temperatura igual que el resto.

Atentos a las sudoraciones de cuello y cabeza. A veces notaremos los pies del bebé fríos, pero eso no quiere decir que se sienta refrescado. Las sudoraciones en esas partes pueden ser un indicativo de que están pasando calor.

¡Cuidado con el sol! Un paseo por la sombra siempre le sentará mejor que uno por el sol, por mucho que nos parezca muy agradable. Por la mañana temprano o al atardecer son dos buenos momentos en los que podemos exponerlos unos minutos al sol para proporcionarles la vitamina D que necesitan. Eso sí, siempre protegidos con crema, sombrilla y una gorra.

Y si vamos a hacer un desplazamiento en coche también tenemos que tener en cuenta algunos factores. Es importante mantener ventilado el vehículo, no pasarse con el aire acondicionado y realizar paradas de vez en cuando para descansar.

Como veis, es sencillo proteger a nuestro bebé si sabemos cómo. Sólo hay que seguir algunos consejos fáciles y estar atentos. Desde Farmacia Paco y Clara te queremos ayudar y tenemos a tu disposición una serie de productos para tu pequeño. Desde utensilios de paseo hasta cremas protectoras, de higiene, leche, etc.