viernes, 16 de noviembre de 2018

Sienta las bases de un plan de adelgazamiento seguro y saludable













Cuando necesitamos perder peso, porque nos sobran unos kilos, o padezcamos sobrepeso u obesidad, y, conscientes de ello, decidimos ponernos manos a la obra, no basta con bajar el número de la báscula. Hay que perder tejido graso que nos sobra, y no músculo, ni líquido –a no ser que sea lo que necesitemos-. Lo importante es bajar de peso de forma segura y paulatina, para no volver a recuperar en un breve lapso de tiempo –el llamado “efecto rebote”-.


Sin prisa, pero sin pausa


No tengáis prisa. No podéis perder todo el peso que deseáis de un día para otro, ni si quiera de una semana para otra. Está muy bien querer perder peso en el mínimo tiempo, pero hay que hacerlo sin que afecte a nuestra salud, siendo realistas, y teniendo una visión global. Por salud, se recomienda perder unos 900 gr. a la semana, pero esta cuestión también dependerá de cada caso.

Por lo tanto, desear bajar la grasa que nos sobra es una fabulosa idea, pero hay que conseguirlo con unos buenos hábitos, y que se mantengan en el tiempo. La alimentación y el deporte son los dos pilares fundamentales que sostienen una vida sana. Para ello, la motivación y una serie de hábitos adquiridos que te faciliten asentar este nuevo estilo de vida resulta fundamental.


El ejercicio físico, adaptado y continuo


Hay que hacer ejercicio entre tres y seis días a la semana, con una media de treinta minutos al día. Podéis adaptar los tiempos a conveniencia para llevar la jornada de una manera más llevadera, pero lo importante es la suma total del ejercicio de toda la semana. También resulta muy positivo intercalar ejercicios de fuerza con ejercicios de cardio, así como adaptar la rutina a vuestro nivel.  Es altamente recomendable preparar una planificación semanal o mensual, de modo que adquiráis antes el compromiso de cumplir con la rutina.

Si, por algún motivo, disponéis de muy poco tiempo entre semana, acciones como salir a caminar, pasear a vuestra mascota o subir las escaleras de casa, servirán para quemar una parte de las calorías diarias.


Una dieta sana y equilibrada


Intentad minimizar –o evitar- el consumo de bebidas alcohólicas, azucaradas o con muchas calorías, y acompaña las cinco comidas diarias recomendadas con 2 o 3 litros de agua, que no nos hace perder peso directamente, pero colabora de manera muy importante en la eliminación de los líquidos retenidos por el organismo.

Eliminad el consumo de grasas trans, productos industriales, y minimiza el consumo de fritos, sal y la denominada “comida rápida”. Esto no significa “pasar hambre”, si no comer bien, rico y equilibrado. Las cenas deben ser más ligeras que las comidas y el desayuno, así como almuerzos y meriendas sanos. Cuando pasamos muchas horas sin comer, el cuerpo entra en un estado de alarma, por lo que el metabolismo se vuelve mucho más lento. Por este motivo, es importante respetar las cinco comidas diarias recomendadas, y repartirlas a lo largo de nuestra rutina.

En Farmacia Paco y Clara ponemos a vuestro alcance productos dietéticos que os apoyarán a la hora de bajar esos kilos que os sobran de manera paulatina y saludable, de modo que, al final, alcancéis vuestro objetivo de manera satisfactoria.