martes, 15 de enero de 2019

Las mejores Flores de Bach para tratar las dolencias invernales


Los conocidos Remedios de Bach son una colección de 38 preparados medicinales de origen vegetal llamados así en honor a su creador, el médico y bacteriólogo inglés Edward Bach, que estaba convencido de que para cada dolencia existe un remedio natural que la trata.

Los remedios están destinados a tratar al paciente en su conjunto, no sólo los síntomas de la enfermedad, si no de una manera holística.

Los biógrafos de Edward Bach lo describen como un médico de gran vocación y una capacidad de observación e intuición asombrosas, que basó el ejercicio de su actividad médica en la máxima de Hipócrates: “Primero, no hacer daño”. Según Bach, la principal razón del fracaso de la ciencia médica es que trata los resultados pero no las causas, dando como resultado que en la mayoría de los casos, aunque el tratamiento médico sea aparentemente eficaz, es un mero alivio temporal, al no erradicar la causa real que causa la enfermedad.

El método Bach

En la toma de las gotas se necesita paciencia. No vamos a decir que sea un remedio relámpago, rápido, más bien su uso ha de hacerse con la misma naturalidad y constancia con la que por ejemplo nos lavamos los dientes todos los días, es decir, parece algo sencillo, pero si no lo hiciéramos no tendríamos una buena higiene bucal.

Bach pretendía que cualquier persona pudiera usar sus flores sin necesidad de consultar a un terapeuta, para ello debían reflexionar hondamente sobre su conducta diaria, hábitos, estado emocional, sentimientos y en base a ello elegir el remedio más conveniente. La dosis habitual es de cuatro gotas cuatro veces al día.

Las esencias florales

Conozcamos más afondo estas esencias florales, sobre todo las que nos van a ayudar en invierno:
  • Mostaza: para luchar con la oscuridad del invierno, para momentos de tristeza sin motivo aparente, estados de ánimo bajos que aparecen de repente, sin motivo y que nos impiden sentirnos felices o alegre.
  • Aceituna: para recuperar la energía y vitalidad; buena para momentos de agotamiento debidos a problemas persistentes. Esta flor se usa para restaurar la sensación de fuerza necesaria para seguir adelante cuando existe un agotamiento físico y mental importante tras épocas de mucho trabajo físico o emocional. Igualmente se utiliza en como adaptógeno en los cambios de estación.
  • Olmo: se utiliza cuando hay un exceso de responsabilidad que llega a agobiar.  Esta esencia es especialmente útil cuando se sufre una pérdida de confianza en sí mismos, provocada por una carga excesiva de responsabilidad.
  • Nogal: cuando hay dificultad para adaptarse a periodos de cambio, es útil en todos los cambios de estación y en todas las transiciones de la vida, inicio de la escuela, pubertad, maternidad, menopausia, retiro; ayuda a romper con el vínculo del pasado y liberar de ataduras.
  • Genciana: Para la falta de esperanza, útil para las personas que se desaniman fácilmente, puede ir todo bien, pero al  mínimo inconveniente u obstáculo para progresar, les hace dudar y desalentarse. Va muy bien a las personas que son optimistas pero que necesitan una ayudita cuando dudan o les falla la autoestima.
En próximos post os seguiremos contando sobre este apasionante  mundo de las esencias florales con el fin de que vosotros mismos podáis trataros. En Farmacia Paco y Clara podéis comprar Flores de Bach.


No hay comentarios:

Publicar un comentario